Sociologia

Sociología

Pubicado enEnviar un comentario

¿Qué es la sociología? Definición, origen e importancia

La sociología es la ciencia social por excelencia y una de las disciplinas de estudio más populares en los dos últimos siglos. Pero ¿Qué la hace tan importante? Y ¿Por qué se ha fundamentado como una de las disciplinas más atractivas en la actualidad?

Posiblemente la respuesta a estas preguntas radique en el hecho de que la sociología, del latín socius, socio, y del griego «λóγος» logos, estudia el comportamiento social de las personas, grupos y organizaciones. En ese orden, existe desde hace mucho tiempo y su estudio ha sido fundamental para la compresión e interpretación de la historia de la humanidad.

Esta ciencia social no sólo se ocupa del estudio de las relaciones entre los individuos, sino también del rol que desempeña el sujeto en la sociedad. Es decir, observa al mismo tiempo cómo los individuos son marcados por la sociedad y viceversa. Se entiende entonces que, un hombre nace siempre en una sociedad determinada que marcará su destino a través de un conjunto de creencias, valores, comportamientos, etc. Pero del mismo modo, ese hombre, con sus respectivas acciones, tiene la capacidad de influir sobre la sociedad, generando los famosos cambios sociales.

De manera que, esta disciplina es, en concreto, la ciencia social que analiza la interrelación y reciprocidad entre el sujeto y la sociedad. En ese sentido, cubre una gran diversidad de temas, desde el análisis de situaciones muy concretas relacionadas con la interacción entre individuos hasta procesos sociales a escala global. El día de hoy, la disciplina es entendida como una ciencia, sin embargo, no siempre fue así.

La Sociología en la Historia

Ya desde la antigüedad existía un interés por estudiar a los diferentes pueblos, sus relaciones y sus costumbres. Heródoto, por ejemplo, en el siglo V a.C. desarrolló importantes descripciones sobre diferentes poblaciones, sus conductas y tradiciones, entre las que destaca el importante recuento que hace de la desaparecida ciudad de Babilonia.

Sin embargo, los relatos de Heródoto más bien se podrían caracterizar como una mezcla de historia, antropología, psicología social y sociología, unidos a un análisis del folklore. Los estudios de este pensador y sus consecuentes tenían entonces un enfoque etnocéntrico, que actuaba como una forma encubierta o abiertamente descriptiva de lo correcto o incorrecto de una determinada sociedad con respecto a otra.

Más adelante, en la Edad Media, pensadores de origen árabe, como Ibn Jaldún, realizaron reflexiones sobre la sociedad que pueden ser consideradas como antecedentes de la disciplina.

¿Qué es la sociología?

Desarrollo formal de la mano de Auguste Comte

Sin embargo, el desarrollo formal de la sociología como ciencia nos llega de la mano del filósofo Auguste Comte, quien en su Curso de Filosofía Positiva en el siglo XIX otorgó forma al concepto que conocemos hoy. Comte, denominó sociología a la ciencia centrada en el estudio de los sucesos sociales. En ese marco, la observación de los individuos o grupos significaba el método de análisis, tal y como lo hacían ya de antemano las ciencias naturales.

Ya para mediados de ese siglo, la sociología se había instalado como una ciencia autónoma y durante el siglo XX se abre paso a la conformación de las diferentes escuelas y corrientes que estudian las cuestiones sociales de interés desde diferentes puntos de vista.

En ese contexto, a Auguste Comte se unen otra serie de nombres en la distinción de los fundadores de la sociología, tales como: Henri de Saint-Simon, Karl Marx, Herbert Spencer, Émile Durkheim, Georg Simmel, Ferdinand Tönnies, Vilfredo Pareto, Max Weber o Alfred Schütz.

Dos maneras de tratar los fenómenos sociales:

Así, desde el siglo XX y hasta nuestros días, la sociología se desarrolla a partir de dos grandes enfoques. En primer lugar, esta ciencia social centra su estudio en los agregados y entidades sociales, en otras palabras se encarga de definir y conocer el funcionamiento de la familia, la religión, las instituciones educativas, las administraciones, las empresas, la ciencia, etc. Al tiempo que estudia otros rasgos que caracterizan a las sociedades,  tales como la desigualdad, los valores y creencias, las manifestaciones culturales, la criminalidad y las migraciones, entre otros muchos factores que condicionan al hombre en sociedad.

En ese sentido, la sociología puede abarcar temas tan diversos como la inserción de los jóvenes en el mercado laboral, los problemas de alfabetización, la pobreza, las diferentes trayectorias profesionales de mujeres y hombres, los cambios históricos de las clases sociales, etc.

En segundo lugar, esta disciplina contempla el estudio del comportamiento de las personas en relación con el entorno, lo que significa que indaga sobre las situaciones, cómo ocurren y qué consecuencias tienen en la vida de las personas. Más precisamente, la sociología observa el impacto que tienes las acciones de un individuo o una entidad en los procesos de cambio y las transformaciones de las formas sociales. En ese orden, los movimientos sociales, el comportamiento político, el trabajo, la innovación tecnológica, las relaciones afectivas y las formas de consumo, competen a la sociología como tipos de acciones sociales.

En síntesis, en un contexto macro, la sociología puede ocuparse de analizar las relaciones sociales a nivel nacional o incluso superestatal; o puede, en un contexto micro, interpretar las relaciones entre los individuos y la influencia del campo social en ellos.

Enfoque cualitativo y cuantitativo

Por otra parte, a través de esta disciplina se puede observar a la sociedad bajo dos tipos de enfoques: cualitativo y/o cuantitativo. El cualitativo supone descripciones detalladas de las situaciones, comportamientos y personas, e incluso llega a considerar los relatos o anécdotas de las personas. Mientras tanto, el cuantitativo implica características y variables expresadas mediante valores numéricos, que permiten encontrar posibles relaciones por medio del análisis estadístico.

Asimismo, sea bajo el enfoque cualitativo o cuantitativo, la disciplina se vale de distintas ramas como la política, la educación, el arte, la religión, la industria, el urbanismo, entre muchos otros, para ejercer su campo de acción. Y en cuanto a los métodos, es importante señalar que el procedimiento indicado por Comte desde un principio (la observación) aún se mantiene hasta nuestros días, no obstante, se ha visto reforzado por múltiples aplicaciones que van desde las entrevistas, hasta las estadísticas marcadas en gráficos.

Pensamiento activo y crítico

La importancia de la ciencia social por excelencia consiste en que valora el pensamiento activo y crítico cuando se ocupa de un hecho social. Al respecto, la Federación Española de Sociología afirma que “el trabajo sociológico trata de cuestionar las asunciones de sentido común y las explicaciones populares de la realidad social que no están basadas en evidencias contrastadas”. En ese sentido, este tipo de investigaciones en muchas ocasiones termina por replantear situaciones comúnmente aceptadas.

De esta manera, interesa al sociólogo estudiar las tendencias generales y buscar explicaciones o motivos latentes y no necesariamente evidentes, que se ocultan tras las manifestaciones sociales. Esto significa entonces, que el rol del sociólogo es importantísimo para la humanidad, pues a través de su perspectiva analítica, junto a las teorías y los métodos de investigación, logra una apertura del entendimiento y la percepción de las relaciones sociales humanas, de las culturas, las instituciones y las personas en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *